sábado, 23 de junio de 2018

CUANDO LOS ESPAÑOLES FUERON LOS MIGRANTES, LOS 'INDESEABLES' Y LOS 'DELINCUENTES'

Los refugiados españoles, al igual que los que viajaron recientemente en el 'Aquarius', no tenían a dónde ir, y fue la solidaridad de otras naciones la que les salvó la vida.
Los refugiados españoles del 'Stanbrook', al igual que los que viajaron recientemente en el 'Aquarius', no tenían a dónde ir, y fue la solidaridad de otras naciones la que les salvó la vida.

CUANDO LOS ESPAÑOLES FUERON LOS MIGRANTES, LOS 'INDESEABLES' Y LOS 'DELINCUENTES'.

LA DEL 'AQUARIUS' NO ES LA PRIMERA CRISIS HUMANITARIA EN EL MEDITERRÁNEO. EN 1939, EL CARGUERO BRITÁNICO 'STANBROOK' NAVEGÓ ESCORADO POR EL PESO DE LAS 2.638 PERSONAS QUE ESCAPABAN DE LA GUERRA HACINADAS EN ÉL. LA DIFERENCIA ES QUE AQUELLA VEZ LOS REFUGIADOS ERAN ESPAÑOLES Y EL PAÍS DE ACOGIDA FUE ARGELIA.

Tres palabras para una nueva vida. Liberté, Egalité y Fraternité. Familias enteras de españoles confiaban en la solidaridad francesa para dejar atrás la guerra, la destrucción de sus casas, de sus trabajos, de su futuro. "Yo siempre había tenido un amor grande por Francia por ser el país de los derechos humanos, de la libertad, de la democracia. Pero luego me di cuenta de que aquello de la libertad, la igualdad y la fraternidad era un eslogan que no era para nosotros. Nos recibieron muy hostilmente, fueron muy inhumanos con nosotros", comenta Ángel Olmedo, uno de los cientos de miles de españoles que cruzaron la frontera en 1939, huyendo de la represión que los franquistas iban a desatar en la postguerra. Olmedo fue uno de los 927 refugiados españoles que se subieron al tren que salió de Angulema el 20 de agosto de 1940, convirtiéndose en el primer tren de refugiados enviado a un campo de exterminio de Europa occidental. Dos años después se producirían las tristes y filmadas deportaciones masivas de judíos a Auschwitz.

Cientos de miles de españoles traspasaron las fronteras en 1939 huyendo de Franco. El exilio se desperdigó por Francia y Latinoamérica principalmente. Los historiadores calculan que el éxodo español superó las 500.000 personas. A pie, por la misma carretera de Portbou que recorrió la familia Machado o la de La Junquera, buscaron el refugio hacia Francia 468.000 personas en el frío invierno de 1939, cuando todo estaba perdido para la 'República'. Francia sólo consintió el paso de los españoles después de la caída de Barcelona. Los soldados senegaleses del ejército francés custodiando la valla es la fiera imagen que los testigos recuerdan de aquel invierno. Al otro lado de la frontera no hubo rastro de la esperada solidaridad.

"Formaban levas para los campos de concentración, separando a hijos de padres, y a las mujeres de los maridos. Fue un verdadero milagro que escapáramos de estos esbirros", escribía años después José Machado, hermano de Antonio. Que el hermano del poeta considerase un privilegio la noche que su madre de 88 años y su hermano de 64 pasaron en la cantina de la estación de Cerbère junto a la frontera es un síntoma del desprecio con el que Francia recibió a los refugiados. Sólo alguien con la cabeza fuera de sí podría considerar hospitalario el trozo de queso que los gendarmes alcanzaron a Antonio Machado. Y esa persona era Ana Ruiz, la pobre madre del poeta que, según los testigos de la escena que recoge el historiador Ian Gibson en 'Ligero de equipaje' (Ed. Aguilar), no paraba de repetir: "Hemos de ir a saludar a estos señores tan amables que han tenido la bondad de invitarnos". Con cariño, un debilitado Antonio trataba de calmar a su anciana madre, empapada por la lluvia que les había calado el cuerpo entero en horas de espera.


Cárceles improvisadas


Los españoles fueron recluidos en campos sobre las playas, rodeados por alambres de espino. Cárceles improvisadas. El parlamento de Francia, desbordada con los evadidos, reaccionó de la peor manera posible. Para la historia quedó el calificativo de "indeseables" que emplearon los políticos franceses para los republicanos. La Cámara de Diputados de París discutió el problema el 10 de marzo de 1939. El diputado ultraderechista Phillipe Henriot apeló al ministro de Interior socialista, Albert Sarraut, con la siguiente descripción de los hechos: "Para poner fin al escandaloso abuso que hacen de la hospitalidad y de la generosidad francesas los españoles que, explotando el título de refugiados, se entregan en nuestro país a depredaciones, pillajes y atentados odiosos mientras están pagados por nuestros contribuyentes, y al que no parece poner remedio la intención manifestada por el gobierno de repartir por el conjunto del territorio a gente sin confesión y someterla a la vigilancia y a la represión de la policía y los tribunales, que se ven desbordados".

Otro diputado ultra, Jean Ybarnégaray, añadió: "Abriendo la frontera a los milicianos, usted abrió la puerta a esta brigada del crimen. ¡Y no dude de que todos los españoles que sólidamente se han implantado en nuestra casa están plenamente decididos a no marcharse jamás! Es necesario que, en el menor tiempo posible, los 300.000 refugiados regresen o se vayan a cualquier parte del mundo". Tan solo un año después, franceses como Ybarnégaray colaboraron con los nazis para mandar a los refugiados españoles al exterminio de Mauthausen.

Siete décadas después de ese debate parlamentario, el 7 de septiembre de 2015, otro socialista francés, el primer ministro François Hollande, anunció la intención de su Gobierno de facilitar la acogida de 24.000 refugiados de la guerra de Siria. Marine Le Pen, líder del ultraderechista 'Frente Nacional', respondía así: "Creo que los refugiados políticos son ultra minoritarios. Veo en las imágenes que hay una minoría de familias, por tanto, son hombres que dejan sus países y sus familias atrás, esto no es huir de una persecución. Se trata, evidentemente, de razones económicas". El eurodiputado Steve Briois, también del 'Frente Nacional', daba otro paso: "Estos migrantes clandestinos permanecerán en territorio nacional durante mucho tiempo a cargo del contribuyente local. Los signos favorables de acogida enviados por distintos municipios solo reforzarán el fenómeno migratorio y, con él, el riesgo de exponer a Francia en la infiltración de terroristas islamistas". Y por si fuera poco, dos alcaldes del partido de Nicolas Sarkozy aseguraron que ellos solo acogerían en sus municipios a refugiados cristianos. "La ciudad de Roanne podría acoger a una decena de familias con la condición de que sean refugiados cristianos, perseguidos por Estado Islámico", espetó Yves Nicolin, alcalde de Roanne.

Cuando tenía cuatro años, en 1939, Helia González Beltrán tuvo que huir de su país, junto a sus padres y su hermana, a bordo del buque 'Stanbrook' desde el puerto de Alicante.
Cuando tenía cuatro años, en 1939, Helia González Beltrán tuvo que huir de su país, junto a sus padres y su hermana, a bordo del buque 'Stanbrook' desde el puerto de Alicante...

El asombroso inmovilismo de la ultraderecha francesa separada por 76 años de distancia parecería una maniobra demagógica si no fuera porque el testimonio parlamentario de 1939 viene recogido en el libro 'El convoy de los 927' (Ed. Plaza y Janés) que la periodista Montse Armengou y el historiador Ricard Belis publicaron en 2005, más de 10 años antes de que las imágenes de los refugiados muriendo en la frontera griega pusieran este debate de actualidad.


Supervivientes del Stanbrook


Cuando tenía cuatro años, en 1939, Helia González Beltrán tuvo que huir de su país, junto a sus padres y su hermana, a bordo del buque 'Stanbrook' desde el puerto de Alicante donde había atracado para cargar mercancía y acabó rescatando a 2.638 refugiados republicanos. "El capitán se había dejado toda su carga de naranjas, de azafrán... que había cogido de España para subirnos a todos", relata Helia González, superviviente del 'Stanbrook'. El capitán de esa embarcación se convirtió en un héroe para todos los supervivientes.

"Llegamos arriba y a mí se me pasó todo el susto. El capitán me cogió en brazos, me dio un beso y me depositó dentro", continúa Helia. Una vez embarcados, recuerda que el barco estaba abarrotado. Al zarpar, todavía quedaba gente en el puerto de Alicante esperando más barcos para huir, pero el 'Stanbrook' fue el último. "Cuando ya estábamos a unos 100 metros del puerto, el capitán lanzó unas cuerdas para salvar a cuatro o cinco más que se habían lanzado nadando", explica Helia que lleva décadas reivindicando la memoria del sufrimiento de los refugiados españoles de la 'Guerra Civil'.

Durante su viaje rumbo a Orán, Argelia, el capitán tuvo que esquivar cañonazos y mantener el equilibrio del barco porque iba tan cargado que navegó escorado por el peso de los refugiados. "Cuando llegamos a Orán nos tuvieron que separar", recuerda Helia. Ellos, al igual que los que viajaron recientemente en el 'Aquarius', no tenían a dónde ir, y fue la solidaridad de otras naciones la que les salvó la vida. 

Esta superviviente tampoco puede leer las noticias que hablan a diario de los que huyen de la guerra sin frenar las lágrimas por el recuerdo de la noche del martes 28 de marzo de 1939.  En 2008 publicó junto a su hermana Alicia el valioso libro de memorias 'Desde la otra orilla' (Ed. Frutos del Tiempo). "El tren que nos llevó desde Elche venía abarrotado ya desde Andalucía. Nos metieron en el vagón por la ventanilla. Mi recuerdo era de que nos íbamos de excursión la familia al completo y además estaba contenta porque mi padre llegó del frente, donde había pasado toda la guerra, la víspera de marcharnos. Pero enseguida me di cuenta de que no era así por el agobio de mis padres. Y más cuando llegamos a Alicante y vimos la cola enorme de gente esperando".

El buque inglés 'Stanbrook' es un símbolo del exilio español. El capitán galés Archibald Dickson zarpó cargado con 2.638 personas hacia Orán (Argelia) en lugar de con el cargamento de tabaco, naranjas y azafrán para el que fue enviado a Alicante. El barco navegó al borde del hundimiento, esquivando a la aviación alemana que bombardeaba Alicante y sorteando al buque 'Canarias', que trató de hundirlo. "Cuando veo a los de Siria, la sensación es tan cercana que lloro a mares. No aprendemos. Eso es lo peor de todo, que no aprendemos, no hay moralidad alguna en la guerra", lamenta Helia González, refugiada española que dedica su libro a los que no pudieron huir: "Los que sufrieron el otro exilio en su propia tierra". En el puerto de Alicante se quedó atrapado (...), entre otros, el poeta Marcos Ana que pasó 22 años encarcelado desde que fue detenido por los italianos en el puerto de Alicante. "Cuando llegamos el Stanbrook estaba a 100 metros".


Fuentes:




sábado, 16 de junio de 2018

ODESSA: LA ORGANIZACIÓN DE MERCENARIOS NAZIS Y ULTRADERECHISTAS QUE ACTUÓ EN ESPAÑA BAJO EL AMPARO DE FRANCO

Tras la Segunda Guerra Mundial, Otto Skorzeny lideró la organización de mercenarios nazis y ultraderechistas que actuó en España bajo el amparo de Franco y la CIA...
Tras la Segunda Guerra Mundial, Otto Skorzeny lideró la organización de mercenarios nazis y ultraderechistas que actuó en España bajo el amparo de Franco y la CIA...

ODESSA: LA ORGANIZACIÓN DE MERCENARIOS NAZIS Y ULTRADERECHISTAS QUE ACTUÓ EN ESPAÑA BAJO EL AMPARO DE FRANCO.

CRIMINALES NAZIS AFINCADOS EN ESPAÑA CONSTITUYERON EL GRUPO DE SEGURIDAD PRIVADA 'PALADÍN' PARA AYUDAR A LA DIRECCIÓN GENERAL DE SEGURIDAD EN LA NEUTRALIZACIÓN DE LAS ACCIONES DE LA OPOSICIÓN ANTIFRANQUISTA Y RECLUTAR MERCENARIOS Y ESPECIALISTAS EN CONTRAGUERRILLA.

(Por Alfred López)


De sobras conocido es la llegada a España de un gran número de nazis tras finalizar la Segunda Guerra Mundial. A través de una organización bautizada como ODESSA ('Organización de Antiguos Miembros de la SS') se ayudó a huir a escapar de Alemania a todo aquel perseguido e implicado en el nazismo y que fuese objetivo de la justicia internacional.

ODESSA contaba con el respaldo de las 'autoridades franquistas', quienes dieron cobijo y financiación a sus principales cabecillas para llevar el plan de escape de sus compatriotas nazis. Para el gobierno de Franco era de gran ayuda el contar en el país con la presencia de personajes claves del Tercer Reich y quienes fueron fichados para ocupar puestos de responsabilidad (sobre todo como asesores) en empresas privada vinculadas con el gobierno español.

Otto Skorzeny (conocido por el seudónimo de ‘caracortada’ debido a la llamativa cicatriz que cruzaba su rostro) fue un destacadísimo nazi que fue incluso señalado como uno de los hombres más peligrosos de Europa, a causa de las operaciones que dirigió durante la IIGM y su falta de escrúpulos. A pesar de tener numerosas causas abiertas, en su contra, durante los juicios de Núremberg su defensa logró tumbar una tras otra las acusaciones siendo declarado finalmente inocente.

A pesar de ello lo dejaron encerrado durante un tiempo para someterlo a la conocida como ‘desnazificación’, pero en 1948 logró huir y llegar a España, donde se le facilitó todo tipo de ayuda para organizar la mencionada ODESSA.

Madrid, el levante español, la Costa del Sol, islas Baleares y Canarias fueron los destinos a los que llegaron docenas de criminales nazis huidos de la justicia. Crearon una serie de empresas interrelacionadas entre ellas y, aparentemente, hacían ver que eran honorables hombres de negocios, cuando en realidad llevaban una actividad clandestina con la que intentaban luchar contra el comunismo en España y que, con los años se expandió a otros puntos de Europa y América Latina.

Pero no solo contaron con el inestimable apoyo del gobierno franquista sino que incluso la propia CIA los financió y utilizó en otros lugares del planeta donde se les requería para aplacar el creciente movimiento izquierdista.

A inicios de la década de 1970 y bajo el nombre de Paladín se constituyeron como una aparente empresa de seguridad privada (teniendo la sede social el Alicante y abriendo otras oficinas en diferentes puntos de Europa, como Zúrich). Una tapadera con la que poder regularizar todo el capital que percibían por los encargos recibidos de algunos gobiernos que los contrataban para atentar, secuestrar y asesinar a objetivos de extrema izquierda.

Pero sus objetivos no solo eran comunistas, también se dieron casos de atentar contra otro tipo de intereses con el fin de simular que quienes estaban tras el crimen eran los izquierdistas.

Países como Portugal, Chile, Italia, Argentina, Grecia y, evidentemente, España contrataron los servicios de la empresa de seguridad privada Paladín y casualmente cada contrato coincidió con algún acto terrorista que posteriormente era atribuido a otros grupos armados.

Otto Skorzeny falleció en Madrid, víctima de un cáncer de pulmón, el 7 de julio de 1975, cuatro meses antes de que lo hiciera el dictador Francisco Franco y el país iniciase su transición hacia la democracia, aunque durante los primero años de esta el grupo Paladín siguió operando y con el tiempo algunos de sus miembros acabaron en otras organizaciones ultraderechistas que a día de hoy siguen existiendo.


Fuentes: 




martes, 12 de junio de 2018

LA MODÉLICA TRANSICIÓN. SANGRES DE JUNIO 1976-1981

Gladys del Estal, de 23 años de edad, se convirtió en un símbolo del movimiento ecologista vasco durante el periodo de la Transición, debido a su muerte a manos de la Guardia Civil, durante la represión de una protesta antimilitarista y antinuclear en Tudela (Navarra).
Gladys del Estal, de 23 años de edad, se convirtió en un símbolo del movimiento ecologista vasco durante el periodo de la Transición, debido a su muerte a manos de la Guardia Civil, durante la represión de una protesta antimilitarista y antinuclear en Tudela (Navarra).

LA MODÉLICA TRANSICIÓN. SANGRES DE JUNIO 1976-1981.

"NINGUNO DE LOS CRÍMENES AQUÍ RECORDADOS HAN TENIDO SU MERECIDO CASTIGO, NI SIQUIERA HAN SIDO JUZGADOS PENAL O POLÍTICAMENTE COMO LO QUE SON...".


1976 


12 DE JUNIO

ÉIBAR (GUIPÚZCOA)

Alberto Soliño Mazas. 33 años. Músico. Al finalizar el 'III Certamen de la Canción Vasca' de la localidad, se disponía a volver a casa. En el aparcamiento, los coches estaban colapsados. Alberto trataba de meter los instrumentos musicales en el coche, pero otro que estaba aparcado a su lado se lo impedía. Era propiedad de Luis Carpintero Taravilla, guardia civil de paisano que pensaba que cuando las palabras no dan la razón, no hay nada mejor que una buena pistola. De un culatazo destrozó el cráneo de Alberto, y, a continuación, le dio un tiro de gracia.



1978


24 DE JUNIO

APATAMONASTERIO (VIZCAYA)

José Emilio Fernández Pérez. Acompañado de unos amigos, Félix Marías y Koldo Zenitagoia, viaja en coche en las cercanías de Elorrio. Junto a la carretera, ven unas señales e interpretan que se deben a unas obras en la calzada. Siguen camino y, de pronto, son tiroteados. Es un control de la Guardia Civil. José Emilio fallece a consecuencia de los disparos recibidos. Sus dos compañeros resultan heridos de gravedad. Félix Marías dice: “Nos dispararon sin previo aviso, sin más. Los periodistas me decían que no podían publicar lo que les había contado, por temor a lo que les podía pasar. Franco ya había muerto, pero las cosas todavía estaban mal. Pasados unos días pude comprobar que los medios de comunicación se limitaban a contar la versión oficial. La del control policial que no habíamos respetado”. Sigue contando que, a los dos o tres años del tiroteo, recibió una citación en el cuartel de la Guardia Civil. Allí, un alto mando del Cuerpo le dijo “que no hay que tener rencor”.


26 DE JUNIO

SESTAO (VIZCAYA)

Felipe Carro Flores. 16 años. En la madrugada, la dotación de un vehículo del Centro Operativo de Servicios de la Guardia Civil, de vigilancia en la plaza de Alfonso de Churruca, de Sestao abrió fuego contra tres jóvenes ocupantes de un coche que emprendieron la huida cuando iban a ser identificados. Felipe Carro fue alcanzado por los disparos, y murió casi instantáneamente. 

1979


3 DE JUNIO

TUDELA (NAVARRA)

Gladys del Estal Ferreño. 23 años. El movimiento ecologista había convocado ese día la 'Jornada Internacional contra la Energía Nuclear'. Se organizó una concentración en Tudela (Navarra) para protestar contra el Plan Energético Nacional, solicitar la paralización de la central de Lemóniz y protestar contra el Polígono de tiro de las Bardenas, cercano al lugar de la convocatoria. La concentración estaba autorizada y participaban en ella miles de personas pacíficamente cuando se produjo una violentísima carga de los antidisturbios, que expulsó a los concentrados al otro lado del puente sobre el Ebro. Eso era ya territorio de la Guardia Civil. Un grupo de jóvenes comenzó una sentada en el extremo del puente. Varios guardias civiles se acercaron y uno de ellos, José Martínez Sala, disparó un tiro en la nuca de Gladys a bocajarro.

El guardia civil autor del disparo mortal fue juzgado en diciembre de 1981 en Pamplona y condenado a dieciocho meses de prisión. El tribunal entendió probado que al guardia se le disparó el subfusil de “forma no intencionada”.


10 DE JUNIO

RENTERÍA (GUIPÚZCOA)

Vicente Vadillo Santamaría “Francis”. 32 años. Travesti. Los hechos tuvieron lugar en la discoteca “Apolo”, cuando, al parecer, Vicente Vadillo y el policía nacional Antonio Cava charlaban en la barra de la sala de fiestas. El policía sacó su arma reglamentaria para exhibirla, a modo de atributo sexual, y dispara, alcanzando a Vicente Vadillo en plena cara.

Como homenaje a Francis, el día 12 de junio se organiza una gran manifestación en San Sebastián, la primera que visibiliza al colectivo de gays y lesbianas agrupado en torno a EHGAM en Guipúzcoa y consolida la presencia de EHGAM en el País Vasco. 


22 DE JUNIO.

BASAURI (VIZCAYA)

Diego Alfaro Orihuela. 50 años. Agente comercial, en circunstancias poco claras fue alcanzado en la cabeza por un disparo, a las once de la noche del viernes, cuando circulaba en coche por las inmediaciones del cuartel de la policía de Basauri, junto con otros dos compañeros.


25 DE JUNIO. 

BAYONA (FRANCIA)

Enrique Gómez Álvarez. 25 años. Frente al restaurante Udalaltz, en Bayona, varios individuos le ametrallaron desde un automóvil de matrícula francesa, que se dio a la fuga de inmediato. Gómez Alvarez se había refugiado en Francia en 1974, estaba casado, y su mujer se encontraba embarazada de ocho meses en el momento del atentado.


26 DE JUNIO

VALENCIA
 Dos días después del asesinato de Valentín González Ramírez  se convocó una huelga general, seguida en todo Valencia. Desde el Hospital Clínico hasta el cementerio, un recorrido de unos 10 kilómetros, entre 200.000 y 400.000 personas acompañaron el féretro del joven anarquista
Dos días después del asesinato de Valentín González Ramírez  se convocó una huelga general, seguida en todo Valencia. Desde el Hospital Clínico hasta el cementerio, un recorrido de unos 10 kilómetros. Entre 200.000 y 400.000 personas acompañaron el féretro del joven anarquista...
Valentín González Ramírez. 20 años. Trabajador en la carga y descarga del Mercado de Abastos, afiliado al Sindicato de Transporte de CNT. Se convoca una huelga legal y pacífica, seguida masivamente, entre los asentadores del Mercado. De repente, la policía carga brutalmente con botes de humo y porras. Entre los apaleados está el padre de Valentín. Al ver esto, el joven se giró y dijo “ya está bien de pegar a mi padre”. Entonces, un policía le disparó a bocajarro una pelota de goma directa al pecho, que le reventó el corazón. Tendido en el suelo, y según los testigos, aun le pegaron con una porra. La conclusión de la autopsia fue que había muerto de “parada cardiaca”

Dos días después, el 27 de junio, fue su entierro. Se convocó una huelga general, seguida en todo Valencia. Desde el Hospital Clínico hasta el cementerio, un recorrido de unos 10 kilómetros, entre 200.000 y 400.000 personas acompañaron el féretro del joven anarquista.


28 DE JUNIO. 

PARÍS (FRANCIA)

Francisco Javier Martín Eizaguirre. 42 años. Dirigente del PCE(r). Asesinado de cinco disparos por la espalda mientras comía en un restaurante por el Batallón Vasco Español. Sus familiares interpusieron una querella en París para conocer las circunstancias del asesinato, pero la policía francesa no investigó nada y los jueces cerraron el caso. 

Después se supo que sus asesinos fueron Jean Pierre Cherid y Mohamed Talbi, 'pied noirs' y antiguos mercenarios de la OAS acogidos por los servicios secretos españoles después de la liberación de Argelia y, tras la victoria del PSOE en 1982, sicarios de los GAL.


29 DE JUNIO. 

PARÍS (FRANCIA)

Aurelio Fernández Cario. 28 años. Militante del PCE(r) e impulsor de Socorro Rojo. Tiroteado delante de su domicilio por los mismos asesinos de Francisco Javier Martín Eizaguirre, y también bajo las siglas del Batallón Vasco Español.


29 DE JUNIO. 

RENTERÍA (GUIPÚZCOA)

Teodora Sánchez Ofretorio. 78 años. Atropellada por un coche de la Policía Nacional que circulaba a toda velocidad por las calles del centro, y en sentido contrario.


1980


30 DE JUNIO

HARO (RIOJA)

Manuel Luciano Pérez. Vecino de Labastida (Álava). Se encontraba con su hermano y varios amigos en la discoteca La Masía de Haro. Un guardia civil de paisano le mata de un tiro en el corazón. Según el Gobierno Militar de Logroño “se produjo un forcejeo y se disparó el arma reglamentaria”. Los testigos lo desmintieron indicando que tras una discusión en el interior del local el agente instó a Manuel Pérez a salir a la calle, donde tras tirotearlo amenazó a todos los presentes con su pistola. La familia no fue avisada del juicio, en el que el agente asesino fue condenado a 6 años de prisión.


1981


19 DE JUNIO

MADRID

Juan José Crespo Galende. 27 años. Militante del PCE(r). Muere en la ciudad sanitaria La Paz a consecuencia de una huelga de hambre de más de tres meses, en señal de protesta por el régimen penitenciario de la cárcel de Herrera de la Mancha, donde se encontraba recluido.



jueves, 31 de mayo de 2018

SE INICIA UNA CAMPAÑA DE FIRMAS CONTRA EL CONOCIDO TORTURADOR FRANQUISTA 'BILLY EL NIÑO'

Este asunto llegaba al Congreso de los Diputados en la Sesión de Control al Gobierno este miércoles, y el ministro del Interior Juan Ignacio Zoido aseguraba que nadie le había pedido que le fuera retirada esa condecoración y que “no parece que haya justificación legal para hacerlo”. Esta información es totalmente falsa.

SE INICIA UNA CAMPAÑA DE FIRMAS CONTRA EL CONOCIDO TORTURADOR FRANQUISTA 'BILLY EL NIÑO'.

"QUE LE RETIREN LA MEDALLA, CUALQUIER TIPO DE CONDECORACIÓN Y COMPENSACIÓN ECONÓMICA AL TORTURADOR 'BILLY EL NIÑO'".

A Lidia Falcón, 'Billy el Niño' mientras le torturaba le dijo: “Ya no parirás más, puta”. A Rosa María García le llevaron a recorrer Madrid para reconocer pisos francos y le utilizaron de escudo humano. A Jesús Rodríguez, sin mediar palabra, le golpearon en los genitales. A "Chato" Galante le golpeó con la culata de una pistola y le dijo: “Ya puedes decir por ahí que te ha abierto la cabeza 'Billy el Niño' . A Willy Meyer le hizo una falsa ejecución tras encañonarle con una pistola.

Ese es parte del currículum conocido de Antonio González Pacheco, más conocido como 'Billy el Niño', un antiguo miembro de la policía franquista y que además de inspector del Cuerpo Superior de Policía fue torturador durante la transición. Pero en ese currículum también cuenta con una condecoración al mérito policial que le fue otorgada en 1977 y que le supone un incremento en un 15% de su pensión.

Este asunto llegaba al Congreso de los Diputados en la Sesión de Control al Gobierno este miércoles, y el ministro del Interior Juan Ignacio Zoido aseguraba que nadie le había pedido que le fuera retirada esa condecoración y que “no parece que haya justificación legal para hacerlo”. Esta información es totalmente falsa. Como contaba este miércoles el diario Público, el pasado 10 de mayo la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ya solicitó, tras conocer que el torturador cobraba una pensión extra desde 1977, que le fuera retirada.

Cientos de víctimas han relatado los tormentos a los que les sometió. Su caso supone un ejemplo de cómo España no juzga los delitos del Franquismo, pese a las reiteradas exigencias de la ONU. Ha llegado el momento de decir basta.

Por eso te pedimos que te sumes a esta petición, para exigir al Ministro del Interior que retire cualquier tipo de condecoración y compensación que tenga en su haber 'Billy el Niño'.

Si conseguimos que miles de personas se sumen a este grito unánime en favor de las víctimas, el Ministro no podrá decir que nadie se lo ha pedido.



Fuentes:







sábado, 26 de mayo de 2018

SE CUMPLEN OCHENTA AÑOS DEL BOMBARDEO MÁS EMBLEMÁTICO Y CRUENTO SUFRIDO POR LA CIUDAD DE ALICANTE.

El recorrido de estos aviones era siempre el mismo, bordeando la costa, entraban en Alicante por la sierra de San Julián, realizaban una sola pasada, bombardeando sus objetivos, volvían a sus bases sobrevolando el cabo de Santa Pola...
El recorrido de estos aviones era siempre el mismo, bordeando la costa, entraban en Alicante por la sierra de San Julián, realizaban una sola pasada, bombardeando sus objetivos, volvían a sus bases sobrevolando el cabo de Santa Pola...

SE CUMPLEN OCHENTA AÑOS DEL BOMBARDEO MÁS EMBLEMÁTICO Y CRUENTO SUFRIDO POR LA CIUDAD DE ALICANTE. 

EL DÍA 25 DE MAYO DE 1938 PUDIERON SER LANZADAS SOBRE ALICANTE UN TOTAL DE 6,06 TONELADAS DE EXPLOSIVOS.

(Por Luis Capdepón)[1]


En el Diario Histórico del Stormo de Bombardeo Veloz "Falchi delle Baleari" aparecen, entre otros, los siguientes datos:

"25 de mayo de 1938. XVI. Aparatos en vuelo: nº 14 aparatos "S -79". Actividad bélica: Bombardeo del puerto de Alicante con una formación de cuatro aparatos y otra de tres. Despegue a las 08:10 horas, aterrizaje a las 10:50. Comandantes de las formaciones, capitanes Zigiotti y De Prato. Total de explosivos empleados: 56 bombas de 100 Kg, 8 de 20 y 20 de 15. Resultados obtenidos: objetivos parcialmente alcanzados.Reacción antiaérea inmediata: fuerte".

Eran los Savoia Marchetti SM-79 aviones trimotores de fabricación italiana (1935). El día 30 de septiembre de 1937 llegaron al aeródromo de Son San Juan (Mallorca) las primeras doce unidades, formando posteriormente con nuevos envíos el 8º Stormo de Bombardeo Veloz "Falchi delle Baleari", de 25 a 30 aparatos, pilotados exclusivamente por italianos. Su tripulación, cinco hombres. Carga de bombas 1.536 Kg, no obstante, la carga estándar con la que generalmente se bombardeaba Alicante era de ocho bombas de 100 Kg y cuatro de 20 o 15. Velocidad máxima/crucero 410/360 Km/h, autonomía 1.900 Km. Ningún aparato de este tipo fue derribado en el área mediterránea en el transcurso de la contienda.

Las bombas de 100 Kg eran conocidas como bombas-mina, "tipo M", con 27,5 Kg de carga explosiva, utilizadas junto con otras de 15 o 20 Kg en la proporción de dos a una, 865 Kg por aparato, algo más de la mitad de su carga, explosivos de tamaño medio-pequeño, combinación adecuada para el ataque a puertos mediterráneos, barcos atracados o en el mar.

El día 25 de mayo de 1938 pudieron ser lanzadas sobre Alicante un total de 6,06 toneladas de explosivos.


Una vez remontado el vuelo desde su base en Mallorca, bordeaban el litoral norte de la isla de Ibiza alcanzando las costas peninsulares, frente al puerto de Valencia, quedando a la izquierda los cabos de San Antonio y la Nao, dos puntos de acecho y escucha dotados de instalación telefónica, por lo que era factible avisar a Alicante bastante tiempo antes, entre 15 y 20 minutos, de la llegada de los aviones, dando tiempo a la población a resguardarse en los refugios. El día 25 de mayo de 1938, las sirenas de alarma no funcionaron con antelación, lo hicieron al unísono del estallido de las bombas

El recorrido de estos aviones era siempre el mismo, bordeando la costa, entraban en Alicante por la sierra de San Julián, realizaban una sola pasada, bombardeando sus objetivos, volvían a sus bases sobrevolando el cabo de Santa Pola, utilizando el mismo trayecto que el de llegada, tras descargar sobre el mar los explosivos no utilizados para poder aterrizar, alcanzando así la máxima velocidad para eludir la caza contraria. De los 72 bombardeos aéreos que sufrió Alicante, nunca hizo presencia la caza republicana, estacionada en Archena, La Ribera y El Carmolí (Murcia) y Rabasa (Alicante).

La Defensa Contra Aeronaves (DCA) fue desplegada en Alicante capital antes del primer bombardeo del día 5 de noviembre de 1936, formando con el tiempo el "Grupo Fijo de Alicante", tres baterías, numeradas como 32, 110 y 712. 

La primera, nº 32, tres piezas Skoda 76,5/40 mm, checas (1919), con un techo de 4.000 m. Al término del conflicto el Servicio de Recuperación Nacional rescata tres piezas situadas en el castillo de San Fernando.

La segunda, nº 110, al parecer cuatro piezas Schneider-Trubia 75/28 mm, francesas (1897), de tiro terrestre adaptadas a tiro antiaéreo, más una pieza Vickers 76,2/40 mm, británica (1914). Esta batería fue sustituida por cinco modernas piezas soviéticas 76,2/55 mm (1931), con un techo de 8.000 m. El último envió de estas piezas, treinta y dos, fueron desembarcadas en el puerto de Cartagena a principios de 1938. Al término del conflicto el Servicio de Recuperación Nacional rescata en Alicante cinco piezas; una en el castillo de San Fernando, dos en el de Santa Bárbara y dos en la zona de Babel

Según me comentó el poeta alicantino José Ramón Celdrán estas piezas tuvieron su bautismo de fuego el día 25 de mayo de 1938.

La tercera, nº 712, tres piezas Bofors 40/60 mm, suecas (1930), con un techo de 7.200 m. Posteriormente sustituidas por tres piezas Oerlikon 20/70 mm, suizas (1919), con un techo de 1.100 m.

Se conoce también el despliegue de un destacamento independiente Oerlikon 20/70 mm, citadas anteriormente, seis piezas. Al término del conflicto el Servicio de Recuperación Nacional rescata nueve piezas, cuatro de ellas en el castillo de San Fernando. Total diecisiete piezas. Salvo las cinco soviéticas, se trataba de material anticuado.

La aviación italiana, acostumbrada a bombardear Alicante sin problemas desde 4.000 m de altura, se encontró el día 25 de mayo de 1938 con un potente fuego antiaéreo que les deshizo la formación, por lo que debieron optar por emprender el camino de regreso, descargando parte de las bombas sobre la ciudad, sin importarles las trágicas consecuencias que del hecho pudiera derivarse.

El Parte de Guerra republicano del día 27 de mayo de 1938 señalaba: "En un intenso bombardeo realizado (día 25) por la criminal aviación extranjera al servicio de los facciosos contra la ciudad de Alicante, causaron 250 muertos, en su mayor parte niños y mujeres. Más de 50 edificios quedaron destruidos. El número de heridos es también elevado". No hubo Parte de Guerra nacional.

Defensa Pasiva cifró las víctimas en 300 muertos y 220 heridos. En su Memoria al día 18 de julio de 1938, rebaja a 273 los muertos y 224 los heridos. Dato verdadero o no, fue dado a conocer casi dos meses después del bombardeo, por lo que no debería darse una cifra de víctimas superior al mismo.

El informe de la "Comisión Técnica Inglesa" del día 3 de Septiembre de 1938 señalaba: "El 25 de mayo a las once, nueve aviones arrojaron 90 bombas desde una altura de 4.000 m. Todas las bombas cayeron sobre la ciudad. Resultaron 236 muertos y 224 heridos. Ataque deliberado a zona civil".

El diario comunista "Nuestra Bandera" del día 26 de junio de 1938 cifró el número de muertos en 500.

Salvo error, con la observación "Bombardeo 25 de mayo" aparecen en el Registro Civil de Alicante: Defunciones: zona norte, 71 personas inscritas, zona sur, 112; total 183

En Cementerios Municipales de Alicante con fecha 26 de mayo de 1938 figuran 156 enterramientos, cinco con la observación "Bombardeo 25 de mayo" y dieciséis con "Panteón militar". Resto aparece en blanco.

Por último, un emocionado recuerdo para todas aquellas víctimas inocentes que perdieron la vida en aquel aciago día del 25 de mayo de 1938.

.................................................

[1] Autor del libro "Alicante bombardeado (1936-39). Análisis sesenta y cinco años después"


Fuente: 


miércoles, 23 de mayo de 2018

LA ANOMALÍA ESPAÑOLA

Todas las sociedades democráticas actuales que tuvieron el infortunio de sufrir regímenes fascistas, totalitarios y militaristas vulneradores de los Derechos Humanos, con mayor o menor dificultad han procedido o están procediendo a reparar a las víctimas y luchan para hacer prevalecer la verdad y la justicia
Todas las sociedades democráticas actuales que tuvieron el infortunio de sufrir regímenes fascistas, totalitarios y militaristas vulneradores de los Derechos Humanos, con mayor o menor dificultad han procedido o están procediendo a reparar a las víctimas y luchan para hacer prevalecer la verdad y la justicia

LA ANOMALÍA ESPAÑOLA.

REFLEXIONES DE DOS POLÍTICOS REPUBLICANOS SOBRE LA IMPUNIDAD DE LOS CRÍMENES FRANQUISTAS EN EL ESTADO ESPAÑOL.[1]

(Por Joan Tardà i Coma y Toni Bou i Castellá)

Hace pocas semanas, el Congreso de los Diputados rechazó una iniciativa parlamentaria que tenía por objeto modificar la Ley de Amnistía, preconstitucional  de 1977, a fin y efecto que pudieran ser juzgados los delitos de Lesa Humanidad cometidos por la Dictadura franquista.

Desgraciadamente, una vez más, PP, PSOE y Ciudadanos impidieron con su voto negativo que en el Estado español, en pleno siglo XXI, se puedan juzgar los crímenes del Franquismo. Con ello, se constata hasta qué punto el régimen de 1978 está dispuesto a consolidar una anomalía vergonzante. Efectivamente, todas las sociedades democráticas actuales que tuvieron el infortunio de sufrir regímenes fascistas, totalitarios y militaristas vulneradores de los Derechos Humanos, con mayor o menor dificultad han procedido o están procediendo a reparar a las víctimas y luchan para hacer prevalecer la verdad y la justicia. Desde los juicios en la  Sudáfrica postapartheid pasando por las acciones reparadoras llevadas a cabo en Alemania con la anulación de las sentencias de los tribunales nazis. Y muchos casos más que alcanzan un universo de actuaciones llevadas a cabo bajo un mismo criterio: metabolizar el pasado en clave de reparación y justicia con el objetivo de fortalecer los valores democráticos de las nuevas generaciones.

El caso español, ciertamente, es una anomalía. Ni se ha juzgado a los responsables de los Crímenes contra la Paz, los Crímenes de Guerra y los Crímenes de Lesa Humanidad, ni se ha procedido en beneficio del esclarecimiento de la verdad. En este sentido, es paradigmático el hecho que se haya tenido que recurrir al sistema judicial de la República de Argentina para depositar en él la esperanza del triunfo de la justicia.

Todo ello tiene un precio. Un alto precio que está pagando la sociedad española en forma de progresiva y creciente banalización de los Derechos Humanos y de los derechos  fundamentales tanto individuales como colectivos. En definitiva, un Estado  que no asume la reparación de las víctimas está condenada a deteriorar la calidad de su democracia. Y para muestra los botones de las leyes que cercenan la libertad de expresión o la respuesta catalanofóbica y represiva ante la demanda catalana de ejercer el derecho a la autodeterminación.

Denunciamos a aquellos que pretenden convertir el debate  de la Reparación, la Justicia y la Verdad en un debate circunscrito en el ámbito académico o relegarlo al estricto imaginario de la memoria de unos hechos. Y ante esta perversión reivindicamos la necesidad de convertirlo en un objetivo troncal para encarar los retos de mayor calidad democrática de nuestras sociedades. Sirva como ejemplo la preocupación que despierta el hecho que en el Estado español se haya legislado en los últimos años para recortar la capacidad de la llamada Justicia Universal. Sin duda un enorme paso atrás puesto que hoy ya no sería posible, por ejemplo, poder llevar a cabo lo que protagonizó el juez Garzón para con Augusto Pinochet. Aquellos instrumentos legales  que utilizó, hoy ya no existen.

Sólo las sociedades que han sido capaces de metabolizar el pasado han sido capaces a la vez de consolidar los valores democráticos de su ciudadanía. Lo cual, sin duda, les otorga mayores posibilidades de no caer en errores de otras épocas. Y nadie puede afirmar que no estemos en zona de riesgo. En sociedades en las que la democracia está más evolucionada, se está sufriendo el envite del renacimiento de ideas que quizás habíamos creído ingenuamente enterradas en Nuremberg. Qué no puede ocurrir en aquellas sociedades como la española en dónde nada se ha reparado.

En este sentido conviene comparar la trayectoria alemana y la española. En Alemania se procedió a llevar a cabo un proceso de desnazificación y a la vez de desprusianización a fin y efecto de hacer arraigar en la juventud valores de democracia y de respeto a todos los territorios. Nada parecido a la ausencia en España de un proceso semejante para desfranquizar y descastellanizar. Los resultados son del todo evidentes: en el Congreso de los Diputados siguen existiendo salas en donde se legislan leyes democráticas que llevan el nombre de personas directamente implicadas en la muerte de demócratas y, por otra parte, se incrementa la incomprensión, cuando no la violencia institucional, contra las naciones del actual Estado español.

................................................................................

[1] Hemos subtitulado el texto de esta manera porque, más allá de las actividades políticas de los autores, nos ha parecido oportuno resaltar la perspectiva expuesta sobre la cuestión primordial acerca de la impunidad de los crímenes franquistas.

[Nota de la Asociación para la Recuperación de la Justicia y la Memoria Histórica "Jerez Recuerda"]. 



Fuente: 



lunes, 21 de mayo de 2018

LA RANILLA. PRISIÓN DE PRESOS POLÍTICOS DEL FRANQUISMO

La autora considera que este libro anima al estudio profundo de la represión franquista en toda España...
La Prisión Central de El Puerto de Santa María recibió presos enviados desde 'La Ranilla' y a su vez mandó presos a Sevilla en todos los años de la posguerra por lo que es también prisión de presos políticos el conocido como Penal de El Puerto.

LA RANILLA. PRISIÓN DE PRESOS POLÍTICOS DEL FRANQUISMO.

RECIÉN EDITADO, "LA RANILLA. PRISIÓN DE PRESOS POLÍTICOS DEL FRANQUISMO", ES UN LIBRO DE LA HISTORIADORA Mª VICTORIA FERNÁNDEZ LUCEÑO.

Este libro contiene la historia de la Prisión Provincial de Sevilla de 1936 a 1960 a través de los Expedientes de los presos y presas recluidos en dichos años en la prisión de Sevilla y en las cárceles de Prisión de Partido de Carmona, Cazalla, Morón, Osuna, y la Habilitada de Heliopolis.  Recoge en listados los datos principales como son los personales, causa y condena e información sobre su Consejo de Guerra, así como la fecha de entrada y salida de las prisiones en donde estuvieron. Con estos datos, este libro refleja el movimiento a que sometió el franquismo a los 'republicanos/as', organizados por años. Es todo un análisis formal de la suerte de los vencidos en la guerra civil, algo novedoso en la historia de la represión franquista, que aporta lo que no existe en documentación expresa.

Abarca dos momentos: el golpe de Estado y la guerra civil con los llamados “presos anteriores” internados en prisiones, y la guerrilla que hicieron los llamados presos “posteriores” en los años 40 y 50, el maquis, así como los presos por actividades subversivas y auxilio a malhechores.

La autora considera que este libro anima al estudio profundo de la represión franquista en toda España porque a la prisión de Sevilla mandaron las autoridades franquistas a 'republicanos/as' de las cárceles y campos de concentración que hubo esparcidos por todo el territorio español, especialmente de Euskadi, Cantabria y Asturias (centenares de milicianos y sacerdotes vascos), de Extremadura, y de todas las provincias andaluzas. La Prisión Central de El Puerto de Santa María recibió presos enviados desde La Ranilla y a su vez mandó presos a Sevilla en todos los años de la posguerra por lo que es también prisión de presos políticos el conocido como Penal de El Puerto.


SOBRE LA AUTORA


María Victoria Fernández Luceño es doctora en Historia por la Universidad Hispalense y catedrática de Geografía e Historia. Siempre ha compaginado el ejercicio de la docencia con la investigación histórica. Fue socia-fundadora de la Asociación de Profesores de Bachillerato 'Hespérides', dedicada a promover la didáctica y la investigación y con ella ha colaborado.

Es la primera biógrafa de Pepe Díaz, secretario general del Partido Comunista de España de 1932 a su muerte en 1942, libro publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Sevilla en 1992 con el título "José Díaz Ramos. Aproximación a la vida de un luchador obrero" , y digitalizado el pasado año. Ha prologado la edición completa de sus Discursos, recopilados en el libro "Tres años de lucha".

Es autora del libro "Miseria y represión en Sevilla (1939-1950), tratamiento en la prensa sevillana", editado por el Ayuntamiento de Sevilla. Patronato del Real Alcázar, el 2007. Ha escrito numerosos artículos en revistas científicas como Cuadernos Republicanos, con el artículo “Republicanos en la guerrilla de Sierra Morena”, en 2008, y en otras. Ha colaborado con el Aula de la Memoria Histórica que funcionó en Sevilla y dio varias conferencias en el Alcázar de Sevilla sobre la II República, la cárcel de La Ranilla de Sevilla, y otros temas. En 2016 publicó en Aconcagua Libros, "Médicos republicanos y masones en Andalucía contemporánea. La represión franquista".


Fuente: